San Antonio de Areco, una apuesta que crece para los que quieren campo cerca de la ciudad

octubre 12,2018 0comments

19 de abril de 2017  – 11:37

El emprendimiento inmobiliario El tropezón, ubicado en el kilómetro 116 de la ruta nacional N° 8, propone la mejor opción para aquellos que buscan un equilibrio entre la vida rural y el confort urbano.

San Antonio de Areco, una opción de campo para quienes quieren estar cerca de la ciudad

Un proyecto inmobiliario que capta las necesidades y deseos de las nuevas generaciones que buscan establecerse en zonas donde puedan disfrutar de la vida al aire libre pero que también les permita estar cerca de la ciudad para cumplir con compromisos laborales o sociales. De eso se trata El Tropezón, un emprendimiento en el corazón de San Antonio de Areco.

El Tropezón está ubicado a 2500 metros del casco histórico de la ciudad de Areco, a media hora de Pilar y a una de la Capital Federal, a la altura del kilómetro 116 de la ruta nacional N°8. “Antes era un tema, ahora vas y volvés a la ciudad de un almuerzo o un té en un rato porque está todo mucho más cerca”, dice Mouche Hollemberg, vecina de Areco.

Este nuevo desarrollo inmobiliario está compuesto por 126 lotes, de apróximadamente 1200m², rodeados de una arboleda que tiene 25 años de antigüedad y que cuenta con más de tres mil árboles y plantas de 150 especies diferentes.

En atención a que los emprendimientos inmobiliarios son la expresión de una búsqueda de estrategias en las actividades sociales y recreativas, El Tropezón contará con club house, cancha de tenis y salón de usos múltiples, más allá de los servicios de gas natural, luz, cloacas, agua de red y fibra óptica.

  • El Tropezón está ubicado en el kilómetro 116 de la ruta nacional N°8

Pensar en verde

Muchos son los beneficios que señalan los vecinos que optaron por vivir en Areco. Lo primero que destacan quienes se mudaron es la cantidad de verde que rodea su vida. A eso hay que sumarle estar lejos del ruido y la contaminación, la posibilidad de duplicar metros cuadrados y de olvidarse de la inseguridad.

El equilibrio que brinda El Tropezón permite vivir en un lugar abierto pero a la vez seguro y conectado, algo que funciona mejor entre los jóvenes. “Elegí Areco en primer lugar por mi profesión. Para un ingeniero agrónomo a veces es difícil poder vivir cerca de Buenos Aires o el lugar donde te criaste y la verdad que Areco es una opción excelente”, dice Mateo Llorente.

Para los más deportistas hay motivaciones extras. El entorno amigable permite además de caminatas, cabalgatas y otras actividades ecuestres tales como polo, clases de equitación, adiestramiento y atadas de caballo. Tenis, golf y fútbol también estarán presentes. Fiel a las tradiciones, en el centro de Areco hay canchas de paleta y de bochas donde se practican estos deportes con muchísimo entusiasmo.

San Antonio de Areco y su tradición

El emprendimiento se da en un contexto inmejorable: San Antonio de Areco. Esta localidad es conocida como “Cuna de tradición” e inclusive fue declarada “Capital Nacional de la tradición”, en 1999 por la Presidencia de la Nación.

La ciudad conserva todos los atributos de un pueblo tradicional de la llanura pampeana cuyos primeros inmigrantes fueron de origen inglés y sobre todo irlandés. Una comunidad muy rigurosa en la difusión de sus usos y costumbre tradicionales y criollos. La pasión por la música criolla y las danzas nativas son la expresión más característica de la comunidad como también le son las peñas y las guitarreadas, otros clásicos de la ciudad.

A pesar de ser una población tipicamente agropecuaria, cuenta con un centenar de artesanos en diferentes disciplinas asociadas a lo tradicional. Se destaca la platería, talabartería, herrería, entre otras y cada artesano cuenta con aprendices que aumentan el movimiento artístico en la ciudad.

 

San Antonio de Areco, una apuesta que crece para los que quieren campo cerca de la ciudad – URL: “https://www.lanacion.com.ar/2007589-san-antonio-de-areco – Copyright © LA NACION